martes, 16 de marzo de 2010



He aquí algunos tips para cuando salimos ya sea en grupo o individual a realizar Evangelismo Personal.

Siempre nos encontramos con unos más receptivos que otros a la Palabra y al Mensaje. Estos consejos aunque son aplicables en general, los escribo porque se que todos tenemos familiares o amigos, es decir, gente cercana que no conoce a Cristo y nuestro mayor deseo es predicarles este Evangelio... aunque ellos a veces son un poco "difíciles". No se desanimen... recuerden que estas son unas ideas que, combinadas con mucha oración, fe y reclamando las promesas de la Palabra, veremos resultados. Claro todo esto sin perder la Perspectiva de lo que salimos a hacer... ¡Predicar a Cristo!

Recuerden que estamos hablando sólo de la intervención. Partiendo de la premisa de que cada cual tiene la base bíblica necesaria que, en este caso, es básicamente El Plan de Salvación.

"El que gana almas es sabio" Proverbios 11:30

1. Selecciona el momento adecuado. Si es posible, que la persona esté serena, pues de lo contrario no tendrá la actitud de escucharte.

2. Trata de que no esté ocupada. Es mucho mejor si la persona está sola (en el sentido de que muchos de ellos por orgullo se ponen defensivos si hay más personas).

3. Recuerda que es Evangelismo. Evita los temas sectarios.

4. Sobre todas las cosas el respeto es lo principal. Nada de rudeza.

5. Ante los pretextos haz entender la verdad fundamental que es Cristo.

6. Haz énfasis en su vida. Que sepa que se trata de él... de su salvación.

7. Sé breve y preciso. La persona te hará entender si el mensaje llegó. Entonces puedes enfatizar según el tema que supones amerita.

8. Tal vez te dice de un pecado en particular, el cual no está dispuesto a cambiar. Si se resiste demasiado, sé prudente. No insistas en dicho punto. Sólo hazle saber que la actitud es importante para el cambio, siempre y cuando sea genuino.

9. Si se resiste asumiendo que lo que él ha hecho es imperdonable, no le cuestiones. Sólo llévalo a la importancia del arrepentimiento y a la Cruz.

10. Sé realista, dile la verdad. No trates de hacerle creer que puede continuar una doble vida, pues de eso no trata la salvación. Pero que para todas las cosas que él haya podido plantear está el perdón de Dios, que es el que le estás ofreciendo. Y que en realidad es la UNICA respuesta para la vida del ser humano.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tu comentario sobre esta Dinamica o Juego